Tocat per la lluna / Tocado por la luna

moon3Vaig sortir de la feina i ja era fosc. No es que fos molt tard, però l’hivern té aquestes coses. Feia fred. Havia estat un d’aquells dies en que qualsevol cosa que es pogués complicar s’havia complicat, i qualsevol dificultat que pogués aparèixer havia aparegut. No es que tot hagués sortit malament, ni molt menys, però l’esforç per redreçar les coses havia estat gran i em sentia molt cansat, amb moltes ganes d’arribar a casa. Era un d’aquells dies en els que pesava molt tenir l’altre cantó del llit buit.

Vaig pujar al cotxe i me’n vaig anar cap a casa. Conduïa sense amb tranquil·litat, sense presses, intentant desaccelerar el dia. Ja n’havia tingut prou de carreres contrarellotge. Quan vaig agafar la carretera que ascendia serpentejant per la muntanya que separava el meus dos mons, el professional i el personal, me’n vaig adonar que hi havia una magnífica lluna plena suspesa a uns quants metres sobre el mar. Mentre anava pujant m’acompanyava fidelment revolt rere revolt, desapareixent, de tant en tant, darrere d’algun arbre, com si volgués jugar a fet i amagar amb mi. Però sempre ens retrobàvem… Quan vaig arribar a dalt vaig aturar el cotxe en el mirador i em vaig posar a contemplar-la. Realment era tot un privilegi gaudir d’aquella majestuosa visió. Sense voler, els meus pensaments van córrer a buscar-la a ella. Estaria també contemplant la lluna en aquell moment? Estaríem assistint junts al mateix espectacle? Potser no, però volia pensar que així era… Moltes vegades li parlava a través de la lluna. Era el nostre mirall, el nostre nexe d’unió. Li explicava com havia estat el meu dia, quines eren les meves pors i angoixes, compartia amb ella els meus petits triomfs… Li confessava el que sentia, el que m’apassionava, el que anhelava; i li revelava que el meu desig secret era que arribés un dia en el que, nus dins del llit, pogués xiuxiuejar-li els meus sentiments a cau d’orella. Sovint somiava amb ella… despert.

El clàxon d’un cotxe em va retornar a la realitat. Volia sortir del mirador i jo l’obstaculitzava. Hora de tornar a casa a descansar i preparar-se per un nou dia de treball. Hora de tornar a engabiar els meus pensament dins d’aquelles quatre parets. Hora de pensar-la des de la foscor del meu dormitori. Hora d’abandonar-me a Morfeo pregant-li que, el nou dia, em desvetllés el seu rostre.

Tocado por la luna / Tocat per la lluna

Salí del trabajo y ya estaba oscuro. No es que fuera muy tarde, pero el invierno tiene estas cosas. Hacía frío. Había sido uno de aquellos días en que cualquier cosa que se pudiera complicar se había complicado, y cualquier dificultad que pudiera aparecer había aparecido. No es que todo hubiera salido mal, ni mucho menos, pero el esfuerzo para enderezar las cosas había sido grande y me sentía muy cansado, con muchas ganas de llegar a casa. Era uno de esos días en los que pesaba mucho tener el otro lado de la cama vacío.

Subí al coche y marché hacia mi casa. Conducía tranquilamente, sin prisas, intentando desacelerar el día. Ya había tenido suficientes carreras contrarreloj. Cuando enfilé la carretera que ascendía serpenteando por la montaña que separaba mis dos mundos, el profesional y el personal, me di cuenta de que había una magnífica luna llena suspendida a unos cuantos metros sobre el mar. Mientras iba subiendo me acompañaba fielmente curva tras curva, desapareciendo, de vez en cuando, detrás de algún árbol, como si quisiera jugar al escondite conmigo. Pero siempre nos reencontrábamos… Cuando llegué a lo alto paré el coche en el mirador y me dispuse a contemplarla. Realmente era todo un privilegio disfrutar de aquella majestuosa visión. Sin querer, mis pensamientos corrieron a buscarla a ella. ¿Estaría también contemplando la luna en este momento? ¿Estaríamos asistiendo juntos al mismo espectáculo? Quizás no, pero quería pensar que así era… Muchas veces le hablaba a través de la luna. Era nuestro espejo, nuestro nexo de unión. Le explicaba cómo había sido mi día, cuáles eran mis miedos y angustias, compartía con ella mis pequeños triunfos… le confesaba lo que sentía, lo que me apasionaba, lo que anhelaba; y le revelaba que mi deseo secreto era que llegara un día en el que, desnudos en la cama, pudiera susurrarle mis sentimientos al oído. A menudo soñaba con ella… despierto.

El claxon de un coche me retornó a la realidad. Quería salir del mirador y yo lo obstaculizaba. Hora de volver a casa a descansar y prepararse para un nuevo día de trabajo. Hora de volver a enjaular mis pensamientos dentro de aquellas cuatro paredes. Hora de pensarla desde la oscuridad de mi dormitorio. Hora de abandonarme a Morfeo rogándole que, el nuevo día, me desvelara su rostro.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s