Cada mañana del resto de mis días

FI3UYVGNFDDe niño ansiaba convertirme en astronauta para traerle una estrella a María, mi primera “novia”. En la adolescencia deseaba convertirme en detective privado. Acción, emoción, ¡sexo!… aunque este deseo poco duró. Las películas son eso, películas, y pronto me fascinó más convertirme en marino para surcar los mares. La posibilidad de tener un amor en cada puerto ayudó a tal fascinación. Aunque nada de eso sucedió y me dediqué a la informática. Una vida programada, planificada y harto previsible… Ahora que te conozco me gustaría haber sido pintor, para saber dibujarte una sonrisa cada mañana del resto de mis días…

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s