Quizás, simplemente, fue…

Me observaba en silencio mientras le contaba porqué no me interesaban las mujeres que conocía. Le hablaba de magia, de despertar emociones, de sentimientos desnudos…  De repente su imagen me fascinó. Enmudecí. Todo a su alrededor se difuminó. Sólo estaba ella. No podía poner palabras a lo que sentía. Acerté a pronunciar dos: “Eres preciosa…”. Quizás fue por cómo los rayos del sol jugaban con su pelo, o por esa manera suya de ladear la cabeza, o por la forma de morderse el labio inferior o por el brillo de su mirada… O quizás simplemente fue porque me estaba enamorando.

PD – No hay imagen lo suficientemente bella ni melodía lo suficientemente bonita para ilustrar este pequeño texto…

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s